Julio de 1936

…viene del post anterior…

Un día se presentó en casa un cura primo de mi padre, y le dijo a mi madre que teníamos que buscar a alguien con influencias porque aquella noche le habían llevado a la cárcel por si alguno de los que iban a fusilar quería confesarse y vio que en la lista estaba mi padre. Entonces habló con el que mandaba allí y le pidió que por aquella noche lo retiraran de la lista pues era primo suyo. Por esta vez le hicieron caso, pero le dijo a mi madre que por esta noche había podido retirarlo pero que con la gente que mandaba en aquello no creía que lo pudiera hacer otra vez.

Si te interesa y quieres saber más pincha aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: